La Iglesia Summit y la Enmienda Sobre el Matrimonio

3 de mayo.  Los pastores de Summit Church

Una enmienda a la Constitución del Estado de Carolina del Norte será considerada esta semana por los residentes de nuestro estado.  En nuestra iglesia tratamos de evitar la política por la razón simple de que aún la gente piadosa pueden estar en desacuerdo sobre lo que sería mejor para la sociedad.

Al mismo tiempo, hay ocasiones cuando por amor al prójimo es apropiado y loable tomar acciones en el campo cívico.  La iglesia debía haber expresado sus convicciones durante la lucha por los derechos civiles de los años 1960 y el movimiento de las mujeres en pro de los derechos al voto al principio del Siglo XX.

Creemos que éste es uno de estos tiempos.

El matrimonio es una maravillosa y sagrada institución, dado por Dios como una bendición a toda sociedad, y uno de los bloques fundamentales de ella.  El gobierno no fue quien definió ni estableció el matrimonio; fue Dios.  Los gobiernos simplemente reconocen lo que ha sido establecido por el Creador.

La Declaración de Independencia de nuestro país reconoce que el fundamento del bienestar humano es Dios y Sus diseños.  “Somos dotados por nuestro Creador,” escribió Thomas Jefferson, “con ciertos derechos inalienables.” Nuestros derechos más fundamentales fluyen del diseño del Creador.

Uno de los diseños más importantes del Creador fue el matrimonio, que Él estableció que fuera entre un hombre y una mujer.  El patrón del Creador ha sido percibido durante toda la historia en casi toda religión en el mundo, y la tradición cristiana ha perdurado casi sin excepción hasta hace 40 años.

La enmienda para la Constitución dice: “El matrimonio entre un hombre y una mujer es la única unión domestica reconocida o legitima en este estado.”

Creemos que es crucial que declaremos nuestra posición – una vez más lo hacemos como un acto de amor hacia nuestros prójimos – a favor de la preservación de esta institución en nuestra sociedad.  La pérdida de algo tan fundamental al bienestar humano resultaría en consecuencias devastadoras: cómo percibimos la imagen de Dios; cómo entendemos el amor en términos de Dios; cómo nuestros hijos entienden su propia identidad sexual – todo esto se vería afectado si perdemos el diseño de Dios para el matrimonio.

Entendemos que algunos de ustedes no percibirán esto como amor.  Quizá lo considerarán como intolerancia.  Esperamos que entiendan nuestro corazón más que esto, y si pueden, que nos den el beneficio de la duda.  Nadie está diciendo que los homosexuales son inferiores ni que los debemos marginar en nuestra sociedad de tal forma que no tengan las mismas libertades o protecciones que el resto de nosotros gozamos.  El punto es que uno no cambia la naturaleza de los diseños de Dios basándose sobre la moral de una cultura actual.  Otra vez, el matrimonio no fue invención de un gobierno; simplemente es reconocido por el gobierno.  Fue la invención de Dios, y Dios estableció que fuera la unión entre un hombre y una mujer, unidos en un pacto exclusivo que dura toda la vida.

Así que los animamos a que voten a favor de esta enmienda este martes.  Lo pedimos como un acto de servicio y amor hacia su comunidad.

También queremos que los miembros de Summit sepan que los Ancianos de nuestra iglesia creemos que hay campo para el desacuerdo en este asunto.  Que el estilo de vida homosexual sea o no un pecado no está abierto a discusión en nuestra iglesia, pero cristianos sinceros pueden estar en desacuerdo sobre si esta enmendada en particular ayuda o no.  La unidad en nuestra iglesia se basa sobre el evangelio y las cosas sobre las cuales la Biblia habla claramente, y aunque la Biblia es clara en cuanto a la pecaminosidad de un estilo de vida homosexual, no nos dice cuáles acciones gubernamentales son apropiadas.  Después de haber estudiado las implicaciones de esta enmendada, nos sentimos cómodos en apoyarla y animarlos a ustedes que lo hagan, pero les dejamos la decisión final a ustedes y a sus consciencias.

Queremos que sepan que Dios ama al homosexual y a la lesbiana, no los odia.  Después de todo, uno no muere por alguien a quien odia.  También no pensamos que los homosexuales son fundamentalmente otro tipo de ser humano diferente a nosotros.  Muchos de nuestros miembros, incluyendo a algunos de nuestros líderes, han luchado con la atracción hacia el mismo sexo.  El evangelio nos enseña que hay sólo una clase de personas en el mundo: pecadores; y sólo una esperanza para todo pecador: Jesús.  O como dice el cliché, “el terreno al pie de la cruz es plano”.

Honestamente sentimos una tensión en cuanto a este asunto.  Estamos aquí a largo plazo.  Mucho tiempo después de que el asunto de esta enmienda se resuelva, seguiremos aquí, no importa el desenlace.  No queremos que nuestro ministerio sea definido por este asunto.  Queremos que sea definido por el evangelio, por nuestro amor por la ciudad y nuestra disposición de gastar nuestras vidas por los que están en desacuerdo fundamental con lo que creemos, tal como lo hizo Jesucristo.  Nuestro pastor titular ha rechazado numerosas invitaciones para debatir este tema en el foro público debido a esa razón – no quiere que esto defina a nuestra iglesia.

Por el otro lado, sabemos que es nuestro deber pensar como cristianos en cuanto a temas contemporáneos, y ser luz y sal a nuestra comunidad.  Por eso, hemos decidido que es apropiado traerles esto a su atención y animarlos a que oren y voten su consciencia.

Amamos a nuestra comunidad, incluyendo a los “gay”.  Queremos ser buenos vecinos con ellos, no aislarlos.  Jesús nos lavó los pies, y debemos hacer lo mismo con ellos.  Él murió en nuestro lugar; debemos entregar nuestras vidas por ellos.  Nuestra oración es que en todas las cosas, Dios nos ayude a esparcir la luz y la gracia del evangelio cada día más claramente en nuestra comunidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *