Iniciando y Guiando una Conversación Evangelística

Introducción

Si Jesucristo es primero y preeminente en mi vida, me sería difícil decirle algo sobre mí mismo sin hablarle de Él quien es el centro de mi vida.

Una señorita que está enamorada no puede hablar mucho de su vida sin decir algo sobre el hombre especial que posee su corazón. ¿Cómo podemos nosotros no compartir con los demás acerca de Él a quien amamos?

Pablo tuvo la libertad de hablar de Cristo sin avergonzarse: “Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.” Romanos 1:16

“ . . . conforme a mi anhelo y esperanza de que en nada seré avergonzado; antes bien con toda confianza, como siempre, ahora también será magnificado Cristo en mi cuerpo, o por vida o por muerte. Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.” Filipenses 1:20-21

Este tipo de libertad al proclamar a Cristo es verdadero valor. Si hay miedo natural de hablarles a los demás de Jesucristo, necesitamos acordarnos que el temor no viene de Dios. “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.” II Timoteo 1:7

Entonces, si hay temor en vez de valor necesitamos entender de dónde viene el miedo y enfrentarlo. Hechos 1:8 nos enseña que Dios nos está dando poder para testificar. Parte de este poder se expresa en denuedo para identificarnos con Jesús y compartirlo con los demás. Es bueno recordar que nos da miedo hacer lo que no sabemos hacer. Cuando hayamos aprendido cómo hacer algo, muchas veces la confianza y el gozo que viene de obedecer reemplazan el miedo.

Guiando la Conversación Hacia Temas Espirituales

Muchas veces conocemos a personas y queremos hablarles de Cristo, pero no sabemos llevar la conversación a algo espiritual. Terminamos platicando nada más que del tiempo, deportes, y noticias locales y mundiales, aunque nos gustaría hablarles de Cristo. ¿Cómo, entonces, podemos dirigir la conversación para hablar acerca de Dios?

Hágales Muchas Preguntas

Cuando se le presenta una oportunidad de conversar con alguien, empiece por hacerles muchas preguntas sobre su propia vida y experiencia. Cuando los demás se cansan de responder a sus preguntas, ellos empezarán a hacerle algunas a usted. También, el hacer preguntas indica que usted se interesa en ellos como personas.

Ofrece Información

Cuando le hacen una pregunta, deles una respuesta más amplia de lo que esperan de usted. De esta manera usted puede llevar la conversación hacia temas espirituales. Por ejemplo, muchas veces cuando viajo y conozco a personas nuevas, me preguntan sobre mi trabajo. Puedo contestarles que trabajo para una organización cristiana. Esto contesta la pregunta muy bien. Sin embargo, a veces les explico que soy consultor para varias organizaciones no gubernamentales que colocan a profesionales latinoamericanos en diferentes países de la Ventana 10/40. Casi siempre ellos preguntan qué significa eso y les explico el significado de la Ventana 10/40 y la necesidad espiritual en esa parte del mundo. De allí la conversación sigue a asuntos espirituales. A veces les contesto que mi trabajo es entrenar a personas de las iglesias a compartir su fe en Jesucristo. Con esta información es fácil extender la conversación y preguntarlos si tienen interés en asuntos espirituales.

Si mi trabajo fuera con una compañía secular yo podría decir, “Durante el día soy comerciante (maestro, mecánico, ama de casa, secretaria, etc.), pero en mi tiempo libre me dedico a trabajar con personas para ayudarles a saber cómo vivir con éxito”. Una respuesta así casi siempre abre la puerta a una discusión sobre valores y la vida espiritual.

Si usted fuera un funcionario de una organización secular, no tendría ningún problema o miedo en compartir este hecho con otros. Somos personas dedicadas a servir a Dios y no debemos tener pena de decirlo.

Invítelos a Participar en Actividades de Carácter Espiritual

Aproveche actividades especiales de su iglesia para invitar a alguien. Una invitación así automáticamente le da la oportunidad de identificarse con Cristo y compartir su fe. Aunque no pueda asistir al evento siempre puede preguntarle si le interesan las cosas espirituales.

Comente Experiencias Recientes

Cada vez que usted tenga una experiencia en su vida por la cual Dios le muestra algo, usted tiene una oportunidad para compartir su fe con alguien. Si ve a un amigo el lunes, puede comentar: “¿Sabes? Ayer en la iglesia escuché una plática muy buena.” De allí puede comentar brevemente lo que le impresionó del mensaje. Y cuando termine sus comentarios tendrá otra oportunidad de preguntar, “A propósito, ¿tienes interés en cosas espirituales?” o “¿Alguna vez te has enfrentado con un problema así?

Generalmente cuando alguno de sus amigos asiste a alguna actividad, le cuenta cada cosa que sucedió y usted lo escucha. Entonces, solamente necesita ejercer un poco de tacto y sabiduría para hacer lo mismo con su fe.

Relacione su Testimonio con los Problemas de Los Demás

Muchas veces cuando nos relacionamos con otros, empiezan a decirnos sus problemas. Podemos identificarnos con un 80% de estos problemas porque también somos humanos y pecadores. Hemos pasado por problemas similares en nuestras vidas y podemos decirles, “¿Sabes? tuve un problema parecido no hace mucho y Dios me ayudó a salir adelante.”

De allí podemos compartir con ellos cómo Dios nos ayuda en cualquier dificultad en la vida si lo buscamos a Él. Al final puede preguntarle naturalmente, ¿Te gustaría que Dios te ayudara en este problema?” o “¿Tienes interés en las cosas de Dios?”

Relaciona los Eventos Mundiales con la Biblia

Cuando discutimos eventos mundiales con amigos cristianos, relacionamos estos eventos con lo que dice la Biblia. Sin embargo con amigos inconversos no decimos nada. Necesitamos aprovechar estas oportunidades para mostrar cómo nuestra relación con Dios cambia la forma en que nos enfrentamos los eventos mundiales. Durante un tiempo aprovechaba el hecho de que mi hijo tenía una compañía de turismo aventurero en Asia Central para explicar cómo Dios me daba paz a pesar de los peligros que ellos enfrentaban al vivir allí. Luego podía preguntarles si ellos tienen ese tipo de paz en su propia vida. Si indicaban que no la tenían, podía preguntarles si les gustaría saber cómo la pueden tener.

Inspire Confianza en los Demás

Escuche con atención. Muestre interés en las actividades de los demás, su trabajo, pasatiempos, problemas, etc. Hágales mil preguntas. Se sorprenderá cuánto usted aprende. Al escuchar a las personas, debe tener cuidado de no hacer expresiones faciales o gestos que puedan demostrar rechazo, falta de interés o desaprobación.

No tenga una actitud de superioridad como si nunca se equivocara. Comparta sus fracasos así como sus éxitos.

Preguntas que lo Llevarán al Corazón del Evangelio

En todo lo que hemos visto hasta ahora hemos trabajado para hacerles a los demás alguna pregunta que abra la conversación a cosas espirituales, como la pregunta: “¿Te interesan las cosas espirituales?” Esta pregunta no es sin propósito. Hace varios años aprendí varias preguntas que me han ayudado a dirigir la conversación hacia temas espirituales y llegar al corazón del evangelio en aproximadamente 30 a 60 segundos. Las preguntas son sencillas e inofensivas si se hacen en un ambiente apropiado.

Estas preguntas facilitan la conversación evangelística. Al discutir el cristianismo con la gente podemos hablar de A a Z. Pero hasta que no sepamos si la persona ya es cristiana únicamente necesitamos hablar de un tema y nada más. Estas preguntas eliminan todos los otros temas.

Grupo I

  • ¿Tienes interés en asuntos espirituales?
  • ¿Has considerado llegar a ser un cristiano verdadero?
  • Si alguien te preguntara, “¿Cómo puede una persona llegar a ser un cristiano verdadero?, ¿qué les dirías? (Haga esta pregunta en la tercera persona)

Nota: Muchas veces la gente contesta esta última pregunta describiendo lo que un cristiano hace. Por ejemplo, “Por medio de ir a la iglesia.” La pregunta, sin embargo, tiene el propósito de descubrir cómo una persona llega a ser cristiano. Por lo tanto, acepte la respuesta dada, pero añada: “Me estás describiendo lo que un cristiano hace, pero la pregunta es ¿cómo una persona llega a ser un cristiano verdadero?”

Y si agregan, “por creer en Dios”, usted puede responderles de nuevo, “Sí, un cristiano cree en Dios, pero ¿cómo llegar a ser un cristiano?”

Cuando le hayan dicho todo lo que saben, y usted está de acuerdo, puede decir, “Sí, eso es lo que un cristiano hace, pero yo quiero saber cómo una persona llega a ser cristiano.” Puede ser que digan, “No sé. ¿Cómo una persona llega a ser cristiano?” Entonces les puedes responder: “Permíteme mostrarte tres cosas que la Biblia dice que la persona debe comprender para llegar a ser un cristiano verdadero. Entonces usted puede comenzar con la presentación del evangelio utilizando la ilustración del Puente (que vamos a estudiar en el Módulo 6.

Grupo II

Este grupo es bueno, pero no tan fácil de usar como el Grupo I. Si la persona no cree en un Ser Supremo, no haga la segunda pregunta de este grupo. No use este grupo si piensa que la persona no cree en un Ser Supremo. Pero puede ser un buen grupo de preguntas si se usa en el contexto correcto.

  • ¿Crees en Dios, o en un Ser Supremo?
  • Crees que un día el hombre tendrá que dar cuentas por sus acciones?
  • Si hoy fuera ese día, ¿estarías listo para dar cuentas de tu vida?
  • ¿Sabes lo que la Biblia dice que el hombre debe hacer para estar listo para ese día?

Grupo III

  • Si llegaras a la puerta del cielo y Dios te preguntara “¿Por qué debo permitir que entres al cielo?” ¿qué contestarías?
  • ¿Sabes lo que la Biblia dice que el hombre debe hacer para entrar al Reino de Dios?

Nota: Estos simples grupos de preguntas tienen el propósito de llevarlo de un tema espiritual general o de “Dios” en general al asunto específico del evangelio y al tema de cómo el individuo puede llegar a conocer a Cristo.

Las preguntas lo ayudarán a la persona a participar para que le diga todo lo que sabe acerca del asunto de la salvación del hombre.

No importa si la persona contesta las preguntas afirmativamente o negativamente; uno puede seguir con la próxima pregunta.

Si una persona no puede contestar la pregunta correctamente, puede ser que le pida su opinión. En ese momento le puede decir: “Permíteme mostrarte tres cosas que la Biblia dice que el hombre debe hacer para llegar a ser hijo de Dios.”

Luego puede desarrollar otro grupo de preguntas o puede combinar preguntas de varios grupos, pero siempre debe ir de lo general a lo específico.

Nota: Este tipo de preguntas suponen que usted está tratando con una persona con una cosmovisión religiosa, una persona que cree que Dios existe, que el hombre es un ser espiritual, que es posible que el hombre se relacione con Dios. A medida que la población de América Latina se vuelva más y más secular y posmodernista, será necesario cultivar relaciones personales más duraderas con las personas para que con el tiempo y el contacto con la Palabra de Dios les levantes preguntas o dudas sobre su forma secular de ver la vida. No tenemos tiempo ni espacio en el contexto de este curso para desarrollar ampliamente una estrategia de trabajo con personas completamente posmodernistas. Valdría la pena que se desarrolle dentro del programa de su iglesia uno curso que enfoque el evangelismo personal hacia personas posmodernistas.

Relaciones con No Creyentes

La mayoría de la gente vive llevando una serie de máscaras. Las usan de acuerdo a la ocasión para ser aceptados. Por ejemplo, un militar se pone su máscara “militar”. Cuando está en un campo militar suele decir groserías y hacerse el fuerte para ser aceptado por sus compañeros. Sin embargo, si el mismo hombre está en la presencia del pastor o gente religiosa, cuidará su boca y tratará de ser aceptable para esa ocasión. Se pone una máscara religiosa.

Si nosotros como cristianos podemos testificarle a la gente que conozcamos, luego descubrirán que somos cristianos y probablemente se pondrán una máscara religiosa en nuestra presencia. Esto puede ser de ayuda por varias razones:

  1. Es más fácil penetrar una máscara religiosa porque por lo menos está tratando de identificarse con usted en algunas áreas.
  2. Si la persona sabe que usted es un cristiano, normalmente no se atreverá a hacer algo que sea grosero y que nunca haría en su presencia.
  3. Cuando usted declara ser cristiano la gente lo buscará o se quitará de su camino. Los que lo busquen probablemente son los que el Espíritu Santo está preparando y son con los que debemos estar accesibles para ayudar.

Otras Preguntas que Llevan a Conversaciones Sobre
Cómo Tener una Relación Personal con Dios

A continuación hay una serie de preguntas adicionales que le pueden servir para abrir conversaciones con personas sobre temas espirituales. Las primeras 9 sirven muy bien con personas que tienen una cosmovisión religiosa. Las últimas 4 pueden servir para abrir conversaciones con personas que no creen en Dios, o rechazan la idea de una relación personal con Dios.

Una advertencia: al usar estas preguntas debe tener cuidado de no quedarse conversando sobre el tema espiritual en general. Después de abrir la conversación utilizando una de las siguientes preguntas, debe usar algunas de las preguntas presentadas anteriormente para llevar la conversación de lo general a lo específico de una relación personal con Cristo.

  1. ¿Qué es lo que realmente buscas en tu vida?
  2. ¿Cuáles piensas que son algunos de los elementos básicos para tener una vida con propósito?
  3. ¿Asistes a alguna iglesia? De las veces que has asistido a la iglesia, ¿ha habido una en la cual llegaste a conocer a Cristo de una manera personal por medio de entregarle tu vida?
  4. ¿Qué considerarías lo más sobresaliente que te ha pasado en tu vida?
  5. ¿Qué experiencia espiritual reciente considerarías la más sobresaliente?
  6. ¿Cómo decidiste que querías dedicarte a ser ________ (maestro/a, arquitecto/a, etc.)
  7. Como tú lo ves, ¿qué es un cristiano?
  8. ¿Alguien alguna vez te ha compartido lo que es conocer a Cristo personalmente?
  9. ¿Has pensado mucho en Dios? ¿Cuál piensas que es tu relación con Él?
  10. 10. Dices que no crees en Dios. ¿Cómo llegaste a esta decisión?
  11. 11. ¿Me puedes describir al Dios en el cual no crees? (Probablemente como cristiano tú tampoco creerías en ese “dios”. Luego puede presentarle al Dios verdadero que conocemos a través de la Biblia.)
  12. 12. Dices que no hay una manera segura de saber si existe un Dios. ¿Qué porcentaje del conocimiento total crees que tienes? ¿Piensas que en el área tan vasta de conocimiento que aun no posees, haya la posibilidad de la existencia y realidad de Dios?
  13. 13. Dices que has considerado y rechazado el cristianismo. ¿Has estudiado cuidadosamente los testimonios dados por el Apóstol Juan sobre la vida de Cristo?

Formas de Invitar a un Estudio Bíblico Evangelístico

Ada Lum en su librito Cómo Empezar un Estudio Bíblico Evangelístico, sugiere dos preguntas que uno puede usar para invitar a personas a iniciar un estudio bíblico:

  • “¿Te gustaría tomar una hora este sábado para ver lo que la Biblia dice acerca de Jesús?
  • “Algunos de nosotros vamos a encontrarnos este viernes a las 18:00 horas para estudiar cosas básicas de la fe cristiana. ¿Te gustaría venir?”

Como hemos dicho, una investigación en las Escrituras de la vida y enseñanzas de Jesús de Nazaret es una muy buena forma de evangelizar a sus amigos. En la página web de Summit en Español, en la sección de Recursos/Evangelismo  encontrará varios ejemplos de estudios evangelísticos que pueden usar.

Conclusión

Si Jesús es Señor sobre todo, debemos identificarnos con Él las 24 horas del día, siete días por semana, 365 días al año.

Adaptado y ampliado del material Perfeccionando a los Santos
Por David L. Dawson

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *